30 abril 2011

Una entrada para mi

He desarrollado molestas habilidades para decir lo que pienso y siento de las cosas al punto de hacer que la gente me ignore por instinto de supervivencia o por simple hastío, la verdad ya dejó de importarme eso, antes era totalmente frustrante para mi salud emocional que ciertos individuos se quejaran activamente de mis opiniones, luego entendí que sólo son pobres diablos que necesitan ser escuchados ellos sin dar espacio a que otros digan lo que piensan y suponen que nadie más puede tener una opinión sobre algo, pues les resulta fastidioso tener quizá algo de competencia en lo que se sentían únicos, ilusos! así que aquí vacío todo el veneno que tanto les llega a arder en sus heridas abiertas y en su nulo conocimiento de las variadas capacidades ajenas, quizá gracias a una imagen distorsionada de sí mismos como otra materia fecal más, viviente en el planeta, en lugar de semidioses soñando con la conquista mundial y confundiéndolo con el típico "soñar en grande", lo sé, los egos; exacerbados imposibilitan darse el lugar real en el mundo, lo que hacen es burlarse vilmente de sus marionetas para luego dejarlas totalmente resentidas y con el corazón destrozado lloriqueando en las vidas que tanto aborrecían y temían anteriormente. No estoy diciendo tampoco que haya que mezclarse complaciente con la chusma vulgar, una cosa es creer que perseguir a la masa sin rostro es algo naturalmente aceptable e incluso, por más aberrante que parezca... algo deseable, y otra muy distinta es saber que por más que todos hayamos intentado cerrar la puerta de la habitación con nuestros superpoderes al saber en ese momento que éramos "los elegidos" la realidad era otra, somos para nuestra desgracia, mediocres por el solo hecho de no ser elegidos por nada ni nadie, ni haber nacido con un destino favorecido por los dioses, y las ínfulas de grandeza sólo se quedan en eso: ínfulas; en esa medida podemos decir y pensar todo lo que se nos ocurra por nuestra horrenda cabeza sin convencernos de que lo que nosotros digamos vale más que los demás por nuestra sapiencia innata, al fin y al cabo, nadie vomita diamantes al hablar así que todos terminamos hablando y escupiendo tonterías.

3 comentarios:

Frank Nicotine dijo...

Estás prieta pero tu puntuación es un desastre bochornoso, una completa calamidad.

F.N.

Alfredo_kun dijo...

conosco gente asi... que asco, sabes practicamente lo que pienso de algunos pero no sabria como plantearlo, estas palabras aclaran mas mi sonidos internos.

Lady Dowding dijo...

Gracias Alfredo por tu comentario. A Frank Nicotine, gracias igual, me gusta aterrorizar ancianos con mi puntuación, así no corro más el riesgo de que vengan a reprochar y quejarse por acá.

Publicar un comentario