24 marzo 2011

Tú vives, tú mueres...

La verdad es que soy una persona de pocas palabras, y las pocas no muy bien pensadas y mucho menos bien redactadas, así que quiénes lleguen acá por azares del destino, por favor, resignarse mucho y censurar poco, que con su sapiencia mi vida no va a mejorar y mucho menos mi capacidad literaria, y de ser así tampoco prestaría mayor atención, no me interesa.

Y hablando de sapiencia, últimamente he notado que dedicarse a alardear de una dudosa intelectualidad se ha vuelto más coloquial que campeonato de tejo seccional barrio, ¿será esta la máxima aspiración del suprahombre de Nietzsche en el hombre corriente mejor conocido como chusma? ¿la aspiración actual ya no se determinará por acceder al dinero o la nobleza y el linaje sino por hacer creer que se sabe tanto que ya se sabe a mierda? Además, esta dudosa intelectualidad a menudo va acompañada de singulares dotes artísticas como componer poemas sin nunca antes haber leído mesuradamente uno o admirar sin ninguna capacidad de observación obras de arte sólo por parecer pintadas a mano y no editadas digitalmente, también abarca el ámbito musical, no se podría quedar atrás, no por favor, estos personajes si ya van más allá de exhibir a todo el mundo su extraño y muy poco asimilable disfrute a múltiples piezas clásicas, de otra época, de los que han sido llamados "maestros" a lo largo de la historia (claro, si se llamara, digamos, "la podrida moonlight del viejo Bethoveen" a más de la mitad ya no le gustaría o no pretendería gustarle) optan por dirigirse a lo que mencionan "la raíz de la música" y alardean fervientemente por una pureza musical que la ven representada a través de los tan mentados blues y jazz, tergiversan el sentido anti-racista que las comunidades afroamericanas le dieron en su momento en Estados Unidos y lo interpretan a su antojo de la forma más elitista y esnobista que haría que cualquiera de estos músicos se revolcara en su propio vómito; hay muchas más categorías en las que quieren encajar, como en la cultura cinematográfica, en la cual dicen regocijarse hasta el éxtasis, pero muy a su pesar dicha cultura no se regocija en ellos y terminan exaltando y dándole explicaciones trascendentales incluso a una película de Ace Ventura si no llegan a comprender bien el sentido de ella; también están los de poses espirituales que buscan el nirvana donde no se les ha perdido, y pretenden ser tan mágicos y especiales que suponen que a la madre naturaleza les puede interesar lo que hagan o dejen de hacer, y así podemos seguir acá eternamente, porque como ya comenté, es algo que se ha vuelto demasiado común para mi tolerancia. Todo se lleva a cabo sólo con el fin de demostrar una superioridad intelectual frente al resto de la chusma, de destacarse, de buscar patrones y modelos a seguir; claro, esto no tiene nada de reprochable, acá lo reprochable es que sean tan negligentes al hacerlo y esperen que con 3 cosas que vieron superficialmente ya edifiquen una base para alzarse en ella y pretender aventajar al resto, esa mezquindad de creerse mejores dando medio paso hacia delante, es de lo más despreciable que reconozco de la época, los cultosos. Para ilustrarlo mejor dejo un par de imágenes de mi ilustrador favorito, Cinismo Ilustrado:




2 comentarios:

Lenore dijo...

LOL, me he encontrado tantos de esos y lo más patético es que intentan usarlo como una forma de "coquetería". Típico díalogo:

H= Hipster
Y= Yo

H: ¿Y qué estudias?
Y: Literatura
H: Oh, ¿y has leído a Frujhóol Asaoidfuaoi?
Y: Eh, no.
H: ¿¡No!? ¬¬ ¡¡¡DEBERÍAS!!! ¡¡es importante!! porque es blah blah sublime porque blah blah (tonterías sin sentido) y me parece una analogía a blah blah...me sorprende que estudies eso y no lo conozcas porque yo soy superior y sé más que tú.

Me caen mal ¬¬, y la mayoría de la veces dicen cosas que no son lógicas y en las que sólo se trasluce su ignorancia. Prefiero una actitud de "siempre hay algo que aprender" a "yo todo lo sé", porque el sabio nunca se sacia.

(Aunque en ballet sí admiro a Baryshnikov mucho xP)

Lady Dowding dijo...

Jajaj xD sí, sis; esos se están volviendo más común que comer, es lo que me motiva a escribir todo esto, me inspiran para vomitar... y no creo que Baryshnikov y lo que menciona el cultoso tengan algo de malo en sí, lo malo es esa pose absurda que toman algunos de sus llamados 'seguidores' tratando de ser superiores sólo por mencionar ídolos de los que no tienen mayor comprensión, sólo porque son paradigmas en esos campos.

Publicar un comentario